Lo ayudamos a vivir mejor con diálisis

Comparta esto
Imprimir página

Tim Morgan

51 años de edad - Lewisburg, Virginia Occidental - Presentado el 26 de marzo de 2010

Las actividades familiares y al aire libre mantienen el buen ánimo de los pacientes de mucho tiempo

Tim Morgan, paciente de diálisis de Fresenius Medical Care, ha vivido con una enfermedad renal en etapa terminal durante 32 años, pero no ha dejado que esto afecte el tiempo que pasa con su familia o su pasatiempo favorito: la jardinería.

Tim Morgan ha empezado y dejado de recibir diálisis durante los últimos 32 años, y ha tenido dos trasplantes, uno de los cuales duró 19 años. Sin embargo, él no ha permitido que la insuficiencia renal le impida llevar una vida plena y satisfactoria. El paciente de diálisis de 51 años de edad de Caldwell, Virginia Occidental, recibe su tratamiento de hemodiálisis en el centro en Fresenius Medical Care Greenbrier County, y es una fuente de inspiración continua para los pacientes y el personal de su centro.

A Tim se le diagnosticó hipertensión cuando tenía 19 años de edad, y ha recibido diálisis desde ese momento. Durante este tiempo, él ha probado la diálisis en el hogar y las opciones de tratamiento de diálisis en el centro. Además de trabajar como conductor de autobús escolar de medio tiempo para el condado, Tim disfruta pasar el tiempo al aire libre ya sea cazando o manejando su todo terreno de cuatro ruedas. Tim y su esposa son jardineros dedicados y sus conocimientos de jardinería les han dado varios lazos azules en los concursos de The State Fair (la feria estatal) de Virginia Occidental. A Tim también se lo conoce por sus habilidades de carpintero y actualmente construye cunas y armazones de camas. Su estilo de vida activo inspira a otros pacientes a continuar persiguiendo sus pasatiempos e intereses mientras siguen dedicados a sus tratamientos.

"Yo le digo a la gente que la diálisis es mi trabajo. Es mi responsabilidad venir al tratamiento y cuidar de mí mismo", dice Tim. "Además, no es tan malo trabajar sólo cuatro horas seguidas, tres veces a la semana", bromea.

Es este humor constante lo que los mantienen a él y a su familia tan optimistas en cuanto a su condición. Cuando Tim no está en su jardín o disfrutando de sus actividades al aire libre, también disfruta ver cómo su hijo juega béisbol en una escuela militar y tener noticias de su hija, una estudiante universitaria que también está inscrita en la Marina.