Lo ayudamos a vivir mejor con diálisis

Comparta esto
Imprimir página

Charlisa Holmes

43 años de edad - Baton Rouge, Louisiana - Presentado el 30 de marzo de 2010

Una soldado inspira a los demás paso a paso

Charlisa Holmes (a la izquierda), una paciente de Fresenius Medical Care, con un soldado que viste uno de sus forros de casco tejidos.

En 2004, Charlisa Holmes esperaba ser destinada a su primer servicio en Afganistán junto con la Guardia Nacional del Ejército cuando su salud empezó a deteriorarse repentinamente. Enfermarse fue una gran sorpresa para Charlisa, una mujer de 43 años de edad que era teniente en la Guardia Nacional del Ejército y corría cinco millas a la semana. Pero pronto supo que padecía de enfermedad poliquística del riñón y tendría que empezar a recibir diálisis. Hoy en día, Charlisa recibe hemodiálisis en el centro en Fresenius Medical Care Picardy.

Con la ayuda de su perra Samile, Charlisa ha trabajado duro para estar saludable de nuevo. Empezó bajando a pie su camino de entrada, luego caminando alrededor de su cuadra y ahora corre algunas millas a la semana. Charlisa cree que mantener un estilo de vida activo y aprender acerca de la enfermedad renal son dos de las cosas más importantes que puede hacer un paciente de diálisis. Charlisa forma parte de la junta consultiva de pacientes de Fresenius Medical Care y también es miembro de la junta de la National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón) de Louisiana, donde encabeza la membresía voluntaria para la caminata Baton Rouge Kidney Walk.

Cuando empezó a recibir diálisis, Charlisa tenía el deseo de continuar sirviendo a su país. Empezó un programa de paquetes de cuidado con compañías locales para ayudar a enviar a los soldados destacados en el extranjero artículos que necesitaban o cosas que les recordaran a casa. Hoy en día, su programa envía cientos de paquetes de cuidado al año. Charlisa también trabaja como una cuidadora personal para un niño ciego y teje ropa de bebé mientras recibe su tratamiento de diálisis.

Charlisa cree en vivir la vida al máximo. Ella anima a sus compañeros pacientes a darse cuenta de que la diálisis no tiene que definir quiénes son, y a seguir haciendo las cosas que aman — incluso si eso significa hacerlas paso a paso.