Lo ayudamos a vivir mejor con diálisis

Comparta esto
Imprimir página

Ivan Seladis

Ivan Seladis de Wyoming aprendió la importancia de la aptitud física como un Ranger del ejército. Ahora se mantiene en forma montando su bicicleta cinco días a la semana.

Edad 64 - Cheyenne, Wyoming

Este ex Ranger del ejército se dirige en bicicleta a sus tratamientos de diálisis 

Ivan Seladis suele ser el primer paciente en llegar por la mañana para el tratamiento en su clínica de diálisis local en Cheyenne, Wyo. Como un reloj, el Ranger del ejército de los EE. UU. retirado llega a sus sesiones de tratamiento con prontitud a las 5 de la mañana, tres días a la semana. Los miembros del personal de la clínica a veces bromean que lo contratarían para abrir el centro por las mañanas. Pero lo que realmente gana su admiración es cómo llega allí.

Ivan hace el viaje de ocho millas entre la clínica y su casa en el centro de Cheyenne en su bicicleta. Llueva o esté soleado, incluso durante los inviernos crudos de Wyoming, él pedalea su fiel bicicleta de montaña desde y hacia sus tratamientos de diálisis. 

Durante sus 21 años de carrera en el Ejército, Ivan, de 64 años, en realidad saltó de aviones sobre Vietnam con una bicicleta, una bicicleta plegable, liviana, diseñada especialmente equipada con un paracaídas por separado, que le permitió reunirse con las tropas sobre el terreno. Teniendo en cuenta esa experiencia, no es de extrañar que un sencillo viaje en bicicleta no sea una cosa muy importante. De hecho, Ivan monta hace ciclismo cinco días a la semana y, en ocasiones, pedalea entre 10 y 15 millas los días que no tiene tratamientos. Cuando no está andando en bicicleta o recibiendo tratamientos, trata de mantenerse ocupado con trabajo en el jardín o limpiando la nieve a paladas. “Me siento mejor cuando hago ejercicios”, afirma.

Ivan comenzó diálisis hace tres años, después de que sus riñones fallaron debido a la diabetes y la presión arterial alta. Y a pesar de que ha tenido que adoptar una alimentación adecuada para la diálisis y ha hecho otros cambios para dar cabida a los frecuentes tratamientos de filtrado de sangre, no ve ninguna razón para limitar su estilo de vida activo. 

“Andar el bicicleta es maravilloso”, dice Ivan, cuyo entusiasmo es tan contagioso que se le ha pedido que hablase con el grupo de apoyo de diálisis de la clínica sobre el tema. Está ansioso por animar a otros a considerar el ciclismo, pero también se da cuenta de que puede ser demasiado agotador para algunos pacientes. Para ellos, les sugiere caminar.

“Si puedes caminar, camina tanto como seas capaz y fíjate si todas las semanas puedes añadir un poco más de distancia”, sugiere.