Lo ayudamos a vivir mejor con diálisis

Comparta esto
Imprimir página

Curtis Brice Jr.

Curtis Brice Jr. de Oklahoma, un paciente de diálisis desde hace 11 años, obtiene su cuota de ejercicio al trabajar duro y permanecer activo en su comunidad.

Edad 51 - Ciudad de Oklahoma, Oklahoma

¿Quién necesita un gimnasio, cuando se puede hacer limpieza y trabajar en el jardín? 

Curtis Brice Jr. no necesita un gimnasio para mantenerse en forma. Este paciente de diálisis de 51 años de edad, de la ciudad de Oklahoma hace muchísimo ejercicio y se mantiene en buena forma llevando a cabo su propio servicio de limpieza por la noche, así como trabajando en el jardín y caminando mucho.

Cuando no está demasiado ocupado, también se interesa en las actividades comunitarias. El año pasado, por ejemplo, asistió a la Academia de Incendios para Ciudadanos (Citizen’s Fire Academy) del departamento local de bomberos, una clase de ocho semanas que le da a los participantes una visión interna de las técnicas de seguridad en caso de incendio y de lucha contra incendios, incluido el manejo de una manguera de bomberos, el uso de extintores y cómo comportarse al transportarse en un autobomba junto con los bomberos en llamadas de emergencia reales. 

“Suena raro, pero cuanto más trabajo mejor me siento”, dice Curtis, quien ha estado en diálisis durante los últimos 11 años, ya que sus riñones fallaron debido a la presión arterial alta.

Él atribuye gran parte de su salud constante al apoyo de su amada familia, incluidos sus tres hijastros “maravillosos” y en especial a su esposa. Ella lo respaldó para que no se pierdas sus sesiones de tratamiento cuando estaba empezando la diálisis. Desde entonces, se ha acostumbrado a la rutina de los tratamientos de filtrado de sangre con regularidad. Se siente fuerte, dice, y realmente no ha perdido el ritmo desde que se encuentra en diálisis. 

Curtis hace caso de los consejos de sus médicos y sigue una dieta de acuerdo a la diálisis y toma quelantes del fosfato después de las comidas para controlar sus niveles de fósforo y de calcio, que pueden dañar a un paciente en diálisis si no se controlan. “Si tomo mis quelantes, puedo comer casi cualquier cosa, excepto cosas excesivas (chocolate, bebidas de cola, etc.)”, dice.

Cuando se le preguntó si tiene algún consejo para los pacientes nuevos, Curtis hace hincapié en la importancia de la aceptación. “La diálisis es parte de la vida, pero no puede dejarla que te la dirija”, afirma. “Haz el ajuste y no pienses en ello. Solo realiza tus tratamientos y sigue adelante con tu vida, te va a ir mucho mejor”.