Lo ayudamos a vivir mejor con diálisis

Comparta esto
Imprimir página

Controlando los fluidos

Cuando sus riñones no funcionan, es difícil mantener el balance correcto de fluidos. Su cuerpo no es tan capaz de eliminar el sodio extra y, si consume mucho sodio, le da sed. Luego, cuando bebe, su cuerpo no puede eliminar el fluido extra.

Parte del trabajo de diálisis es retirar el fluido extra que sus riñones ya no pueden retirar. Esto es importante, porque si usted retiene muchos fluidos, puede sufrir de:

  • Hinchazón en el rostro, manos y pies, denominada edema.
  • Dolores de cabeza y baja energía
  • Problemas para respirar por acumulación de fluido en los pulmones
  • Daño cardiaco por hinchazón del corazón con exceso de fluido
  • Presión arterial alta que puede llevar a un derrame cerebral

Pero la diálisis peritoneal (PD, por sus siglas en inglés) o la hemodiálisis (HD, por sus siglas en inglés) en el centro no puede retirar todo el fluido. Usted también tiene que ayudar. Algunas personas en PD y la mayoría de personas en HD en el centro tienen cierto tipo de límite de fluidos. (Por las mañanas y en las noches, la HD retira mucho más fluido, así que usar estos tratamientos puede significar que usted no necesita un límite de fluido). La cantidad de fluido que puede ingerir cada día dependerá de la cantidad de orina que pueda producir.

¿Qué son los líquidos?

Un líquido es todo lo que esté en estado líquido o que se derrita si lo dejamos a temperatura ambiente. Algunos ejemplos son:

  • Alcohol (tome solamente con el permiso de su médico)
  • Café y té y otras bebidas calientes
  • Gelatina (Jell-O) (1/2 taza = 1/2 taza de líquido = 4 onzas)
  • Aderezo
  • Helado, sorbete 1/2 taza = 1/2 taza de líquido = 4 onzas)
  • Cubos de hielo, hielo picado (1 taza= 1/2 taza de líquido = 4 onzas)
  • Leche, crema del leche líquida
  • Suplementos nutricionales
  • Paletas heladas (1 doble = 1/4 taza de líquido = 2 onzas)
  • Vegetales y jugos de frutas
  • Refrescos, limonada
  • Sopas
  • Jarabe
  • Agua para beber y tomar medicamentos

Hemodiálisis y fluidos

Limitar los fluidos facilita mucho la hemodiálisis en el centro para usted. Usted puede tener un poco de calambres musculares dolorosos y es probable que se sienta menos "desgastado" después del tratamiento. Su dietista le dirá cuánto fluido puede ingerir cada día. Muchas personas en hemodiálisis necesitan limitar sus fluidos a casi 36 onzas al día.

¡El agua es pesada! Un litro de agua pesa un kilo (2.2 libras). Si los riñones no funcionan, el límite de fluidos en la hemodiálisis en el centro será de casi un litro por día o menos de 32 onzas. Entre los tratamientos de diálisis, usted será capaz de beber 2 litros de agua y ganar 2 kilos o 4,4 libras. Si se pesa a la misma hora todos los días, llevando puesta la misma ropa, usted sabrá si está yendo por el camino correcto. (Si usted orina un poco o realiza hemodiálisis por la mañana o por las noches, podrá beber más fluidos)

Diálisis peritoneal  y fluidos

En el caso de la mayoría de personas en diálisis peritoneal , el riñón aún funciona un poco, por lo que aún pueden orinar. Con frecuencia, después de un tiempo, esta función renal (llamada función renal residual) disminuye. La cantidad de fluido que pueda ingerir cada día dependerá de la cantidad de orina que produzca. Por lo tanto, es importante que mida su función renal para asegurarse de recibir suficiente diálisis.

Si usted recibe diálisis peritoneal, consulte a su médico sobre la revisión de la función renal para saber si está recibiendo suficiente diálisis peritoneal. Si la función renal disminuye, es posible que necesite más diálisis peritoneal  y/o menos fluidos. Esté alerta frente a los síntomas de un edema y comuníquese con su médico o enfermera de diálisis peritoneal si usted:

  • Tiene acumulación de fluidos
  • Percibe un aumento considerable e inmediato de peso
  • Usa más solución de 4,25 de concentración que antes
  • Tiene dolor de cabeza

Esté atento a los síntomas del edema

El edema es una acumulación de fluido en el cuerpo. Si usted tiene edema, podrá notar que sus zapatos o anillos ya no le entran. Su vista puede cambiar. Se le puede dificultar más la respiración (algunas personas han confundido la acumulación de fluido en los pulmones con asma). Si ha acumulado demasiado fluido, inclusive sus tobillos o piernas pueden abollarse si los presiona con el dedo. Esto se denomina "edema con fóvea".

Parte del trabajo de la diálisis es retirar el fluido extra que sus riñones ya no pueden eliminar. Esto es importante, porque si usted retiene muchos fluidos, puede sufrir de:

  • Dolores de cabeza y baja energía
  • Hinchazón en su rostro, manos y pies (edema)
  • Problemas para respirar por acumulación de fluido en los pulmones
  • Daño cardiaco por hinchazón del corazón con exceso de fluido
  • Presión arterial alta que puede llevar a un derrame cerebral

Consejos para limitar los fluidos y controlar la sed

Estas son algunas formas fáciles y comprobadas de limitar los fluidos y lidiar con la sed sin beber demasiado. ¿Cuál de ellas desea probar?

  • Beba sólo cuando tenga sed y sólo lo suficiente para saciar su sed.
  • Tenga en cuenta todos los fluidos de su dieta. Un fluido es cualquier líquido a temperatura ambiente. Este incluye helado o Jello®, sopa, salsas, etc.
  • Beba en tazas o vasos pequeños.
  • Coma un pedazo de fruta fría o congelada.
  • Tome sopas o consuma cereales con tenedor en lugar de cuchara para escurrir los fluidos.
  • Un poco de helado puede saciar la sed mejor que la misma cantidad de líquido. Intente congelar una ginger ale dietética o regular o jugo de manzana hasta que se convierta en hielo medio derretido o paletas heladas.
  • Enjuague su boca con agua helada o hágalo con el enjuague bucal Swish y escúpalo.
  • Chupe un pedazo de caramelo duro regular o sin azúcar, un cubo de hielo, una rodaja de limón, uvas congeladas o mastique goma de mascar sin azúcar para estimular la saliva.
  • ¡Chupe un pedazo de caramelo de menta regular o sin azúcar, que le ayudará a saciar su sed y mantener su aliento fresco!
  • Consulte con su médico o farmacéutico para saber si alguno de sus medicamentos puede darle sed o secarle la boca.
  • Cada día, llene una jarra con una cantidad de agua equivalente a su límite diario de fluidos. Cada vez que beba, usted verterá esa cantidad en la jarra. Usted podrá ver cuánto ha dejado.
  • Distribuya su consumo de fluidos en partes iguales durante el día.
  • Si usted está ganando demasiado peso, mida todos sus fluidos durante uno o dos días y así sabrá cuánto ha estado bebiendo.
  • Evite el exceso de sodio o los alimentos muy dulces.

 

Contenido de Kidney School, un programa de Medical Education Institute, Inc.

Close

Loading...